Research: Commentary

Culture and Social Justice

January 1, 2013 | Speech

By Gilbert Brownstone

Título de la ponencia:  “La Cultura y la Justicia Social”.

Autor: Gilbert Brownstone. Presidente de la Fundación Brownstone. Colaboradores: Maigualida Santana B. y Amine Khaled.

Voy a hablar de algunos puntos que considero ESENCIAL, el texto completo esta en la ponencia.

I. Introducción.

Inspirado de las palabras de Jose Martí “Ser culto es la única manera de ser libre”; y de Ernesto Che Guevara."La sociedad en su conjunto debe convertirse en una gigantesca escuela." queremos ahora exponerles algunas ideas nuestras.

No hay equilibrio en el mundo. Ni por supuesto, en ningún país, sin Cultura -porque sin Cultura no hay Justicia Social-.
Alcanzar el equilibrio necesita más Justicia Social y más Cultura de los pueblos del mundo.

II. Definición de Justicia Social y de Cultura Por JUSTICIA SOCIAL entendemos:

Ofrecer a todos los ciudadanos las mismas oportunidades para una vida digna. (Salud, educación, trabajo y seguridad social, recreación, vivienda, transporte, etc).

Pero junto con ésto lograr:

La cohesión general del país, la libre circulación de las ideas, la libertad de pensamiento y de expresión, la oportunidad del acceso a la cultura para todos.
Sabemos que: La Cultura es una noción compleja y ella puede ser abordada de diferentes puntos de vista.

Una aproximación de lo que entendemos como Cultura sería:

La totalidad de las ideas que son heredadas de conocimientos, de creencias. La totalidad de las ideas y actividades de un pueblo que comparten las mismas tradiciones.
Las búsquedas artísticas y sociales, expresiones y gustos, también la calidad de una persona, de una sociedad..

Es sabido la necesidad de incorporar la cultura como elemento esencial de desarrollo y riqueza espiritual del ser humano.
El rol de la cultura y el arte, en la sociedad, es que permite el desarrollo de uno mismo, ya que ella nos estimula a ver y desarrollar conscientemente lo que pasa alrededor de nosotros y crecer con ello.

La primera llave de la independencia, es la cultura. La cultura, es también la última forma de libertad, pero no es completa si ella no emana y es ofrecida a la mayoría...

Estas dos condiciones son esenciales para mantener vivo el tejido de la sociedad y “adaptar la libertad al cuerpo de aquellos que se han resistidos y han truinfado en su nombre”, como lo ha dicho justamente el gran José Martí.

Ahora bien, en realidad, la expresión artística es el lugar donde las inegalidades deberían desaparecer, o al menos disminuirse y tienen el poder de influenciar la vida de todos. Porque, como bien lo dice Andre Malraux, escritor y antiguo primer ministro frances de la cultura, “La cultura no se hereda, ella se conquista”. Él concibio el acceso a la cultura como un servicio público al alcance de todos los ciudadanos. Este modelo, que se ha puesto en práctica en varios paises, demuestra, - incluso con sus fracasos y debilidades- , que el papel del Estado es determinante tanto para la Cutura como para la Justicia Social. Se trata de articular las dos dimensiones: la justicia social y el libre acceso a la cultura. Si una falta, la otra sufre evidentemente. Mirar hacia aquellos que sufren de la exclusión en la cultura, y darles la confianza de poder participar del acto creativo.

Buscar entre la población los autores de obras originales y ayudarlos a difundirlas. Tales son los principios a los cuales nosotros creemos y que queremos compartir.

Desde mi punto de vista, Cuba a logrado este equilíbrio con su política cultural. Brindando la formación y los espacios necesarios para la creación artística, logrando así una mayor justicia social.

IV. Dos modelos a comparar.

Sin embargo, en la mayoría de los paises la Cultura, sufre de los efectos de los intercambios de la mundialización; amplificados y pervertidos por la ola neoliberal, que a incrementado el control de la poderosa industria del espectáculo sobre las actitudes de la gente, por todas partes del mundo.

Esta tendencia se observa en casi todos los soportes de las expresiones artísticas y en todas las disciplinas. El Cine, las Artes Plásticas, etc. Mismo contando con Internet y sus redes, las diferencias de posibilidades de acceso a la cultura estan perfectamente en correspondencia con las inegalidades entre los países.

El sistema de “privatización de todo”, donde el dinero ocupa un lugar determinante en la producción y la difusión, hace que este sistema sea el más inegal de todos. Porque se refiere a un sistema que reproduce como propias las inegalidades, e incluso las exacerbas. La fuerza económica de este sistema es al mismo tiempo su Talón de Aquiles.

Esto que el sistema capitalista llama “popular”, son las obras consideradas de poco ó mal gusto. Por ello, tener acceso a la Cultura según sus medios y sus ingresos, es lo más injusto que puede haber en un país que aspire a la justicia social.

En una oportunidad tuve la ocasión de entrevistar a Abel Prieto, siendo Ministro de la Cultura en Cuba, y a mi pregunta que pensaba sobre las frases “batalla de ideas” y

“masificación de la Cultura”, él me contestó: “Si piensas en lo que esta pasando hoy en el mundo, en la descomunal manipulación de la gente que se hace día a día, para convertir al ser humano en una criatura sin voluntad ni pensamientos propios, destinado únicamente al consumo, sin una influencia real en su destino y en los destinos de su comunidad y del mundo, te daras cuenta por qué hablamos tanto en Cuba de la necesidad de la batalla de ideas. Y la cultura y el plan de Fidel, para elevar el nivel cultural de la población, tiene que ver con eso. Recuerda aquella frase de Martí que citamos tanto entre nosotros: “ser cultos es el único modo de ser libres”. Quiere decir, obviamente, que sólo es libre aquel que gracias a la cultura no puede ser manipulado. Aspiramos a que el cubano este culturalmente preparado para recibir cualquier tipo de influencia, manteniendo intacta su capacidad de pensar por sí mismo, su independencia de criterio, su libertad.”

Algunos ejemplos podemos citar que diferencian el sistema norteamericano ó neoliberal, y el cubano. La cantidad de eventos y espacios culturales que se ofrencen en el año y, accesible a todo el mundo (proporcionalmente) son mayores en Cuba que en Estados Unidos. Luego, el precio para asistir a una presentación del Ballet Clásico Nacional de Cuba es en promedio de 50 centavos de dólar; en cambio en Estados Unidos, sería entre 100 a 200 dólares la función; igual para el Teatro y Conciertos, hasta 20 dólares hay que pagar para entrar el museo MOMA de Nueva York. En Cuba son 25 centavos de dólar. Todo esto, en un país como Estados Unidos donde vive un 15% de la población por debajo del nivel de la pobreza, es una constatación de ese divorcio existente entre CULTURA y JUSTICIA SOCIAL. Sin tocar el tema del acceso y la calidad de la formación y educación, que haría más evidente esta separación.

En Cuba, nos dice de nuevo Abel Prieto: “ Lo que debe hacer el Estado es fundar las condiciones para el desarrollo del talento, para que no se pierdan los talentos y para que se abra paso una creación libre y diversa se tiene que promover esa creación por todas las vías a su alcance.”

Todo esto que hemos hablado nos permite explicar por qué La Fundación Brownstone, - que fué fundada en 1999 y llegó a Cuba en el 2001 - con su misión de contribuir a la Justicia Social a través de la Cultura, se encontró con el mejor terreno posible: un pueblo culto.

Desde un inicio, estuvimos dispuestos a apoyar las instituciones culturales cubanas porque mantienen una política sincera de masificación de la Cultura. Cuba a preparado el terreno para Fundaciones como la nuestra. Nosotros luchamos junto a ellos en la búsqueda de una Justicia Social real, directa y permanente.
A pesar de los pocos recursos materiales con los que trabaja Cuba (debido entre otras razones al Bloqueo Económico desde hace más de 50 años), cuenta con una riqueza mayor que es, su potencial humano que se renueva continuamente.

Cuba ha creado toda una estructura organizacional de la cultura (instituciones municipales, provinciales y nacionales), y produce eventos de carácter nacional e internacional que proyectan y estimulan la creación cultural de alto nivel.

(Ferias del Libro; Festival Internacional del Cine; Feria Internacional de artesanía; Festival de Danza Clásica y Festival de la Danza Contemporánea; Festival Internacional de Teatro; Bienales de Arte Contemporáneo, entre tantas que podríamos enunciar.)

La población tiene acceso real a todas las expresiones culturales que se producen, y cuentan con un sistema educativo donde la Cultura mantiene renovada la Revolución.
“... desde el Triunfo de la Revolución, sentí que Cuba poseía una tradición que vinculaba o relacionaba las categorías de La Ética, La Cultura y La Política de una manera extraordinariamente útil para los pueblos.” Estas palabras de Armando Hart Dávalos, - primer Ministro de la Cultura de la Revolución- resumen el terreno donde estamos trabajando.

Difícil nos resulta hablar de nosotros y todo lo que hemos podido hacer durante estos años, por ello insistimos que sin el pueblo cubano y sus instituciones, nuestra Fundación no tendría el entusiasmo y la voluntad de trabajo que hoy nos inspira.

V. A manera de conclusión,

Hablamos de la importancia de la Cultura para alcanzar la justicia social, pero NO hay Equilibrio en el mundo sin justicia social. Es evidente que sin VERDADERA JUSTICIA no hay tampoco EQUILIBRIO. Sabemos que en los Estados Unidos hay mucha injusticia, pero nos gustaría referirmos a una en particular.

Los cinco Héroes cubano: Gerardo, Fernando, Ramón, Antonio y René, injustamente

prisioneros en los Estados Unidos...

Hombres formados en esta tradición de la Cultura cubana, amantes de una tierra libre, respetuosos de la vida humana, con una dignidad y una ética inquebrantable. Todos con una sensibilidad por el Arte y la Cultura y que luchan por la Justicia Social. Ellos estan Injustamente prisioneros por luchar contra el terrorismo que venía del “vientre del monstruo”

Por ello como Enrique José Varona dice “...no se puede ser patriota cubano sin ser antiinperialista”.

Gracias, buenos días.
 

CIP in the Press