Research: Publications

Los Nuevos Dueños de Barranca

April 4, 2001 | Report

By Adam Isacson

Download PDF | HTML Version

Yolanda Becerra, una mujer señorial y despreocupada de unos cincuenta años es supremamente paciente con los gringos que llegan a su oficina haciendo preguntas ingenuas. Poco se parece a un “objetivo militar”. Sin embargo, los paramilitares que se apoderaron de su ciudad hace unos meses, frecuentemente le recuerdan que la tienen en la mira.

La Señora Becerra está a la cabeza de la Organización Femenina Popular (OFP), un grupo que suministra comida, servicios de salud, capacitación laboral y asistencia legal a través de las Casas de la Mujer en los barrios de las clases trabajadoras de Barrancabermeja, la ciudad principal en el Magdalena Medio de Colombia. Se ve cansada, como si no hubiera dormido bien en mucho tiempo. Dudo que lo haya logrado, pues la OFP ha sido víctima de una de las campañas más brutales de los paramilitares en su esfuerzo por deshacerse de lo que aun queda de una vibrante sociedad civil.

A medida que Washington se acerca más al largo y sangriento conflicto de Colombia, Barranca nos ofrece un adelanto de la pesadilla que se acerca. Aquí por primera vez, la guerra está entrando en una miedosa etapa de guerra urbana, la cual puede surgir perfectamente en cualquiera de las grandes ciudades de Colombia. Está siendo encabezada por los paramilitares, cuyo poder los Estados Unidos no puede darse el lujo de seguir ignorando. La única piedra que les queda en el camino, son unos grupos independientes —no violentos— de derechos humanos, y líderes comunales como la Señora Becerra.

Download PDF | HTML Version

CIP in the Press